Violencia de género en Málaga

Gravedad 4: Alta

Hace dos semanas dos hombres me persiguieron cuando volvía a casa de una cena y tuve que pedirle a un hombre, que estaba trabajando en su tienda aún a esa hora, que me acompañara a mi casa. Tenía miedo. Esos tipos incluso se atrevieron a entrar a la tienda y esperarme dentro durante unos diez minutos ante la mirada del vendedor que, conociendo la situación, no hacía más que preguntarles "¿van a comprar algo?". Al final, gracias a ese hombre pude dormir esa noche en mi cama.

@Cog22

Autor/a publicación

Aún no hay comentarios

No hay comentarios para este agresión